InicioActores de la gestiónActores de la gestión

Productores

 

Desde el punto de vista de la legislación aplicable, se consideran productores las personas físicas o jurídicas que fabrican, importan o introducen neumáticos por primera vez en el mercado español de reposición.

 


 

Gestores

 

Tiene la consideración de gestor cualquier persona física o jurídica que lleve a cabo operaciones con Neumáticos Fuera de Uso (NFU) y tenga las autorizaciones administrativas correspondientes por parte de las comunidades autónomas en las que opera.

 


 

Administraciones públicas

 

SIGNUS, al igual que todo sistema integrado de gestión de NFU, está sujeto a la autorización de todas y cada de una de las comunidades y ciudades autónomas de España.
En julio de 2006, SIGNUS presentó solicitud de autorización en las 19 comunidades y ciudades autónomas y en la actualidad cuenta con Resolución expresa de autorización de todas ellas. Estas autorizaciones tienen un periodo de validez de cinco años.

Por otra parte, SIGNUS con objeto de informar de la gestión realizada presenta el mes de abril los Informes de Gestión en cada una de las comunidades y ciudades autónomas dando respuesta a lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 1619/2005 y en lo recogido en las propias autorizaciones autonómicas.

 

 

Talleres y otros generadores

 

Se entiende por generador todo taller o establecimiento donde se montan neumáticos nuevos, usados o recauchutados en sustitución de otros usados a los que hay que dar un correcto tratamiento medioambiental. Normalmente, estos establecimientos adquieren los neumáticos a los distribuidores o directamente a los fabricantes.

 


 

Consumidores y usuarios

 

En virtud del Real Decreto 1619/2005, todo usuario final o consumidor que adquiere un neumático nuevo, puede exigir a su vendedor que le especifique en la factura de venta la repercusión que tiene en su precio final el coste económico de la gestión del residuo al que éste dará lugar cuando se convierta en Neumático Fuera de Uso (NFU).

De esta manera el consumidor, consciente del coste que conlleva la correcta gestión de los NFU que se generan cada año, adquiere un producto con la garantía de que será correctamente valorizado al final de su vida útil bajo la responsabilidad de su productor.